TIEMPO EN SAMANÁ

-SÍ QUIERE PASAR UN MOMENTO DE OCIO VISITA RESTAURANT PLAYITA EN LAS GALERA --SÍ QUIERE PASAR UN MOMENTO DE OCIO VISITA RESTAURANT PLAYITA EN LAS GALERA --SÍ QUIERE PASAR UN MOMENTO DE OCIO VISITA RESTAURANT PLAYITA EN LAS GALERA - -SÍ QUIERE PASAR UN MOMENTO DE OCIO VISITA RESTAURANT PLAYITA EN LAS GALERA - "

??? COMPARTELO CON TUS AMIGOS ???

11 marzo 2012

A un año del sismo, las pérdidas económicas y humanas castigan a Japón

"Fukushima un año después"
En el primer aniversario de la tragedia, los habitantes hacen un balance de lo que significó en sus vidas.
                                                                                                                                                                               
*A veces me pregunto si puedo seguir viviendo.
                                                                                                                                                                                 
12:44 PM - 11 Marzo, Fukushima, JAPÓN *-. El rechoncho pescador de 71 años mira hacia el cementerio en la ladera. Con el corazón apesadumbrado, va cuesta arriba junto a las hileras de tumbas, con un balde de agua en cada mano. Takayuki Sato está aquí para limpiar la tumba familiar. Sato perdió a su esposa y a su madre en el tsunami que arrasó con lo que fue un pintoresco pueblo pesquero famoso por su salmón, sus pulpos y sus algas. Los cadáveres de las mujeres no fueron hallados.
Artículos relacionados:
*Accidente nuclear en Fukushima
Perdió además a su mejor amigo, a una tía y un tío, su casa y tres embarcaciones. Casi todo de su vieja vida ha desaparecido. "Tengo miedo de estar solo", dice Sato, con una sonrisa avergonzada, tras llegar a la tumba. "Yo pienso en muchas cosas diferentes cuando estoy solo. A veces me pregunto si puedo seguir viviendo".
Pasado un año, el dolor de las pérdidas inimaginables es profundo en Minamisanriku. El tsunami del 11 de marzo del 2011 se llevó a seres queridos. Se llevó empleos y medios de sustento. Y se llevó el corazón del pueblo, donde la gente trabajaba y vivía. Mientras Minamisanriku planea su reconstrucción, mudando a los habitantes que quedan a las colinas circundantes, algo está claro: No va a volver a ser el acogedor pueblito costero que era.
En valle bajo el cementerio, donde una vez se juntaron casas y negocios, es ahora una amplia expansión vacía moteada de nieve. Los restos de un hospital y otros pocos edificios de concreto sobresalen aquí y allá. Es una escena que se repite con diversas gradaciones a lo largo de la costa nordeste de Japón, en el área azotada por el tsunami. Los escombros han sido retirados, pero hay muy poca reconstrucción, lo que deja paisajes baldíos. Más de 19.000 personas murieron. Comunidades costeras tratan de decidir cómo reconstruir cuando se ha perdido tanto.
Los tsunamis no son algo nuevo en esta región. Minamisanriku ha sufrido cuatro en los últimos 120 años, incluyendo uno en 1960 que destruyó la casa de Sato -él tenía 19 años en aquel entonces- y mató a 41 residentes.
La familia de Sato volvió a construir junto al mar, pero esta vez él no lo va a hacer. El tsunami del año pasado fue tan poderoso, la devastación tan masiva, que podría ser un evento transformador en los 900 años de historia del pueblo. Bajo los planes actuales, nadie va a vivir en las tierras bajas que dan al mar. Muchos sobrevivientes, incluyendo Sato, dicen que quieren mudarse a tierras más altas, pese a que ello significa perder los viejos barrios y cambiar su forma de vida.
Sato va a dejar la casa en la que, hace 44 años, fue presentado a la que sería su prometida. Hoy, todo lo que queda es la base de concreto. Un oxidado contenedor de carga de Japan Railways está en el lote vecino. En una década, Minamisanriku "será completamente diferente", predice Osamu Takahashi, dueño de un restaurante que reabrió sus puertas a finales del mes pasado en un área temporal de 30 tiendas en unidades prefabricadas junto a un enlodado estacionamiento. "La vieja atmósfera y la historia del pueblo van a desaparecer. Pero ésta es una oportunidad de recrear nuestro pueblo".
Las autoridades municipales planean despejar varias áreas planas en las colinas boscosas colindantes para construir viviendas, oficinas gubernamentales y un hospital, un proyecto difícil que va a tomar al menos cuatro o cinco años. La parte más baja del pueblo, que será elevada varios metros y protegida por un muro de casi nueve metros de altura, estará reservada para tiendas, parques y negocios relacionados con la pesca.
Expertos advierten que esparcir las áreas residenciales va a aislar a las personas y debilitar las conexiones comunales, especialmente entre los ancianos, que forman una gran parte de la población aquí y en otros pueblos y ciudades junto a la costa.
"Si la prioridad mayor es la seguridad, entonces la gente va a tener que separarse, pero eso podría minar la sostenibilidad del pueblo", Katsuya Hirano, profesor de ingeniería civil en la Universidad de Tohoku que está asesorando al gobierno municipal en su plan de reconstrucción. "Es un problema complicado".
El pueblo, al igual que muchos otros en la costa, enfrenta la pérdida de empleos y población, que se ha reducido en 2.200 personas. Ahora son en el lugar 15.419 residentes: 857 que murieron en el tsunami y otros muchos se mudaron en busca de trabajo. Algunos temen que el número de habitantes seguirá reduciéndose.
El número de personas que recibe seguro de desempleo aumentó 34% en las tres prefecturas más afectadas por el desastre. Restaurar la industria pesquera, que perdió 90% de sus embarcaciones y decenas de pescadores, es la prioridad económica mayor. Una estructura grande que se asemeja a una carpa es un mercado temporal de pescado, y nuevamente se celebran subastas diarias. En un almacén improvisado cercano trabajadores completan el primer barco pesquero del pueblo, y carpinteros dan forma al casco de otro.
Con la pérdida de ingresos, no está claro cómo muchos van a poder comprar tierras o tomar préstamos para construir una nueva casa. Muchos están ya presionados por préstamos de casas destruidas por el tsunami. El Gobierno podría ofrecerles préstamos con bajos intereses. Aún así, Takahashi, el dueño del restaurante, no está seguro de que va a poder pagar por una de las nuevas casas en las colinas. "Tengo 53 años", dijo. "No hay garantías de que vaya a ganar suficiente dinero para pagar esos préstamos".
Pero la mayor pérdida es la de los seres queridos, una incansable batalla contra la que se pelea todos los días.

No hay comentarios:

??? COMPARTELO CON TUS AMIGOS ???