TIEMPO EN SAMANÁ

-SÍ QUIERE PASAR UN MOMENTO DE OCIO VISITA RESTAURANT PLAYITA EN LAS GALERA --SÍ QUIERE PASAR UN MOMENTO DE OCIO VISITA RESTAURANT PLAYITA EN LAS GALERA --SÍ QUIERE PASAR UN MOMENTO DE OCIO VISITA RESTAURANT PLAYITA EN LAS GALERA - -SÍ QUIERE PASAR UN MOMENTO DE OCIO VISITA RESTAURANT PLAYITA EN LAS GALERA - "

??? COMPARTELO CON TUS AMIGOS ???

02 mayo 2012

Rafael Acevedo, principal ejecutivo de la Gallup responde, admite trabaja para el gobierno PLD

"Rafael Acevedo y la Gallup al desnudo"
Acevedo, principal ejecutivo,  cuestionado por la dependencia económica que tiene con las principales instituciones del gobierno del PLD.
                                                                                                                                                                   
10:55 PM 2 Mayo, SANTO DOMINGO, RD *-. Rafael Acevedo, principal ejecutivo de la firma encuestadora Gallup Dominicana, confirmo la investigación hecha por Noticia Libre. com sobre las relaciones que mantiene el gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) con su empresa. En un articulo publicado este miércoles en el periodico Hoy reveló textualmente lo siguiente:
“Dirijo una empresa (Gallup) con mucho más nombre que rentabilidad. Tengo y mantengo una mínima consagración cristiana.
Articulos Relacionados:
Revelan Gallup Dominicana ha recibido contratos millonarios del gobierno PLD
Nuestro plan ha devenido en servir a Dios y al país. Tenemos entre nuestros clientes a importantes empresas, grandes y pequeñas, y a organismos internacionales; y el grato honor de realizar estudios para instituciones del Estado, durante los últimos cuatro gobiernos, mediante licitaciones y concursos, frecuentemente auspiciados y coordinados por agencias internacionales. (Creo que porque llenamos los requisitos legales, profesionales, y de precio). Cuando pienso en que alguien para obtener un trabajo tiene que humillarse al contratista, comprometerse con un partido o gobierno, tengo que acordarme de aquel muchacho en Nueva York, que para comer tenía que bajarse los pantalones. Mi familia, ni mi empresa han estado expuestas a tan deleznable y miserable existencia. Tenemos nuestra fe puesta en Él.”
Con esta afirmación queda claro que las informaciones ofrecidas por este periodico corresponden a la verdad y no forman parte de los chismes y desinformaciones que inundan la recta final de esta campaña presidencial.
La mayoria de las instituciones publicas para la cual trabaja el señor Acevedo y su empresa Gallup Dominicana, estan dirigidas por miembros de la Comisión Politica del PLD, dejando evidencia de las relaciones primarias que ha cultivado el Rafelito, como le llaman sus amigos, con el principal liderazgo del partido oficial
La última encuesta de Gallup para el periódico Hoy ha sido blanco de duras criticas de sectores y personalidades que cuestionan su independencia para decir la verdad sobre el Mercado electoral dominicano, con miras a las próximas elecciones, por la dependencia económica que tiene con las principales instituciones del gobierno del PLD.
Noticia Libre.com demostró que Gallup Dominicana tiene una relaciones de trabajo con SENASA, Indotel, la Superintendencia de Bancos, Ministerio de Educación, Ministerio de Planificación y Desarrollo, la CDEEE, Dirección para el Cambio Climático y Ministerio de Administración Publica, entre otras.
Texto completo del artículo publicado por Rafael Acevedo
BAJARSE LOS CALZONES A CAMBIO DE COMIDA
Dios me ha llevado a una vida más cercana a sus estatutos

Escrito por: RAFAEL ACEVEDO

En el pequeño restaurant del primer piso del edificio de la Calle 42nd, debajo de Cambridge School of Business, escuché uno de los diálogos más deprimentes que recuerde. Un muchacho desaliñado y mal vestido, conversaba con el cocinero a través del mostrador: “Anoche tuve que acostarme con un tipo y solo me pagó unos dólares, que no alcanzan ni para comida”. Lo dijo sin importarle que alguien más lo oyera. A mis dieciocho, no concebía que alguien pudiese expresarse con tal desparpajo acerca de algo degradante y obsceno.
Fueron años de mucho aprender, no sólo en Cambridge, donde me gané las inscripciones, los libros y la medalla de “Honor Student” casi todos los trimestres. Con Tía Lola y Guarino, frecuentábamos la pequeña iglesia de la Calle 14th. Recuerdo vivamente aquella voz tan inspirada, sus registros brillantes y profundos (a lo Marco Muñiz), que repetía: ”Yo que tengo mi fe puesta en el Señor, yo confío en su palabra. Me propongo firmemente en él creer… por los siglos de los siglos”.
Añoro los días primaverales en los que regresábamos caminando a la sombra de los edificios de la 8va. Avenida, ya con hambre suficiente para engullirnos sendos “T bone steaks” sazonados a la cibaeña por la tía.
Tanto en mis días Calasanz y la Autónoma, como en mis años en Chile, Texas, y luego en Londres y Estocolmo, siempre le hacía algún espacio a las cosas del Señor, aunque tuviese demasiado para estudiar, y no poco para divertirme. Mi proyecto de vida se perfilaba en lo académico, con una dosis de moderada bohemia, pero siempre con fuertes inquietudes espirituales, a las que no podía negarme por más éxito profesional que alcanzase, ya como profesor o funcionario universitario, o como gerente en alguna importante empresa privada.
Ya casi a los setenta, Dios me ha llevado, milagrosamente, a una vida cada vez más cercana a sus estatutos. Nunca sentí pasión por el poder ni el dinero, tal vez porque siempre disfruté, desde el primer día de mi vida, de todo lo bueno para lo que ambas cosas sirven (y que, con los años, cada vez menos cosas puedo hacer con ellos).
Dirijo una empresa (Gallup) con mucho más nombre que rentabilidad. Tengo y mantengo una mínima consagración cristiana. Nuestro plan ha devenido en servir a Dios y al país. Tenemos entre nuestros clientes a importantes empresas, grandes y pequeñas, y a organismos internacionales; y el grato honor de realizar estudios para instituciones del Estado, durante los últimos cuatro gobiernos, mediante licitaciones y concursos, frecuentemente auspiciados y coordinados por agencias internacionales. (Creo que porque llenamos los requisitos legales, profesionales, y de precio). Cuando pienso en que alguien para obtener un trabajo tiene que humillarse al contratista, comprometerse con un partido o gobierno, tengo que acordarme de aquel muchacho en Nueva York, que para comer tenía que bajarse los pantalones. Mi familia, ni mi empresa han estado expuestas a tan deleznable y miserable existencia. Tenemos nuestra fe puesta en Él.
Confiamos en su palabra.

No hay comentarios:

??? COMPARTELO CON TUS AMIGOS ???